Ejercicio físico y su importancia en las personas mayores

En nuestra residencia se llevan a cabo actividades dirigidas al bienestar de nuestros residentes. Una de ellas es la gimnasia y la rehabilitación, donde el ejercicio físico tiene un papel principal dentro de estas actividades.

Nuestro equipo de fisioterapia vela para que a través del ejercicio físico se pueda mejorar y/o mantener la calidad de vida de las personas adultas mayores que forman parte de nuestro Centro.

Está demostrado científicamente que el ejercicio físico tiene como beneficio el mantenimiento o mejora de las siguientes funciones:

  • Musculo-esquelética
  • Osteo-articular
  • Cardiocirculatoria
  • Respiratoria
  • Endocrino-metabólica
  • Inmunológica
  • Psico-neurológica
  • Ayuda a prevenir la osteoporosis y las fracturas.
  • Incrementa y conserva la función cognitiva, protege de los riesgos de desarrollar demencia o Alzheimer.

Por otro lado las consecuencias o riesgo de no realizar ejercicio físico de forma regular, puede contribuir a un inicio precoz y desarrollo de las principales enfermedades cardiovasculares y un aumento del riesgo de caídas.

De manera indirecta la práctica regular del ejercicio físico tiene efectos beneficiosos en la mayoría de las personas adultas, sino contribuyendo y mejorando su funcionalidad, el cual es sinónimo de una mejora de la salud, mejor respuesta adaptativa y resistencia ante una enfermedad.

El ejercicio físico favorece la cohesión e integración social de la persona mayor que en el momento de ingreso a la Residencia ayuda en las creaciones de las relaciones interpersonales con el resto de residentes, personal técnico, etc.

En la actualidad uno de los principales riesgos de la salud de la gente mayor es la obesidad a causa de la inmovilidad. La gimnasia que se realiza diariamente en el centro ayuda a combatir esta problemática, ya que el ejercicio físico es la mejor herramienta para combatir el síndrome de inmovilidad.

La práctica constante del ejercicio físico mejora la condición física de los adultos que la practican. Lo cual ayuda a prevenir la carencia de equilibrio, puesto que es un factor de riesgo en las caídas que se ve afectado por la progresiva pérdida de la función sensoriomotora ocasionada por el incremento de la edad.

Déficits en la propiocepción, visión sentido vestibular, función muscular y tiempo de reacción contribuyen a un desorden del equilibrio provocando que se puedan producir caídas fortuitas que, a menudo con personas de edad avanzada, pueden provocar consecuencias graves en su salud.

A continuación dejamos unas pautas de ejercicio físico para personas mayores:

  • Ejercicio Aeróbico: Realizar ejercicio mínimo cinco días en la semana con una intensidad moderada, con una duración de entre 30-60 minutos al día
  • Ejercicio de Fuerza: Hacer dos días en la semana, de manera no consecutiva con intensidad moderada, donde se realicen entre 8-10 ejercicios con 10-15 repeticiones cada ejercicio. Siempre con ejercicios que se puedan realizar una progresión.
  • Ejercicios de Flexibilidad: Dos días en la semana estiramientos de grupos musculares

 

Servicio de fisioterapia de la Residencia Nazaret.

 

Aparicio García-Molina, V.A., Carbonell-Baeza, A., & Delgado Fernández, M. (2010). Beneficios de la actividad física personas mayores.

American College of Sports Medicine.(2013). ACSM's guidelines for exercise testing and prescription. Lippincott Williams & Wilkins.