Beneficios del taller de cocina en las personas mayores

Residente con su elaboración
El taller de cocina consiste en llevar a cabo una receta íntegramente, conectando los sentidos, la creatividad y la comunicación.

Este taller surge de la necesidad de crear una actividad que fuera significativa para los residentes y que hubiera formado parte de su vida cotidiana.

Mediante las historias de vida de nuestros residentes detectamos que muchos de ellos hacían tareas de cocina durante gran parte su vida tanto por necesidad como por interés personal.

La preparación para su elaboración, la elección de ingredientes y su ejecución son los pasos para la realización del taller.

Como paso previo a la realización del taller, se pide al servicio de cocina del Centro los ingredientes necesarios y una vez servidos se facilitan a la unidad correspondiente. Una vez allá los residentes, con el asesoramiento de la animadora sociocultural, van realizando los pasos necesarios para elaborar la receta escogida. Como recompensa final los participantes pueden degustar el resultado del trabajo con el resto de compañeros y compañeras de la Residencia.

¡El resultado final es para chuparse los dedos!

Por otro lado, el taller de cocina también sirve para trabajar aspectos relacionados con la salud:

  • Conocer las propiedades de los ingredientes que se utilizan.
  • Fomentar la participación en las actividades instrumentales de la vida diaria, el sentimiento de autorrealización y la toma de decisiones en la ejecución de la tarea.
  • Estimular la memoria, atención y funciones ejecutivas con la secuenciación y categorización de las recetas.

Cocinar es una actividad donde también usan las manos en todo momento. Mediante este taller pretendemos aumentar la agilidad de las articulaciones, siente este uno de los problemas más comunes de las personas mayores. Tareas como preparar los ingredientes, sujetar los cubiertos, manejar los platos, cortar, trocear y modelar una masa entre otras, puede favorecer a la articulación manual de manera extraordinaria. En definitiva, llevar a cabo actividades es muy importante, pero sobre todo la cocina puede ser una alternativa muy beneficiosa por todas las ventajas que ofrece.

Beneficios del taller de cocina:

  • Fomenta la creatividad y la motivación, generando un excelente estado de ánimo.
  • Permite la integración social, reduciendo el aislamiento y estimulando sus habilidades sociales, puesto que se realiza en grupo.
  • Mejora la autoestima, la confianza y seguridad en sí mismo, gracias a la satisfacción de cumplir objetivos.
  • Estimula las funciones cognitivas a través del uso de la atención, la memoria, la planificación y la concentración al momento de preparar una comida.
  • Ejercita la coordinación visual y los movimientos de las manos.
  • Es una divertida manera de mantenerse entretenidos.
  • Trabaja las medidas higiénicas.
  • Tomar conciencia sobre los alimentos y sus propiedades.

Además, el acto de comer comporta una concepción mental que permite la activación de recuerdos y al mismo tiempo, el desencadenamiento de emociones y sentimientos. Esta situación se exacerba en las personas mayores, puesto que presentan una sensación de afecto o inclinación a etapas del pasado, con efecto positivo desde una mirada psicológica y social, entre otros temas, de la manera en que se alimentaban y de la comparación que pueden realizar respecto a cómo consumen sus alimentos en la actualidad. La elaboración de preparaciones culinarias también puede ser considerada una expresión de afecto.

Cómo afirma el psicólogo Raúl Carvajal, creador, junto con su colega Sergio Sepúlveda, de un taller de “cocinoteràpia”: "Cocinar es una actividad terapéutica en sí misma" -define Carvajal- "Es una experiencia que busca unir el acto de cocinar con un espacio de reflexión, vinculando varias temáticas con las acciones implicadas en la preparación de los alimentos". El objetivo, apunta, es "conectar los sentidos, la creatividad y la comunicación".

Servicio de Animación de la Residencia Nazaret

REFERENCIAS CONSULTADAS:

  • Ledesma, I. J. (2015). Sarcopenia y desempeño ocupacional de las actividades básicas de la vida diaria en mayores institucionalizados. Recuperado de https://bit.ly/*3ij9yo2
  • Troncoso-Pantoja, C. & al. (2019). Significado emocional de la alimentación en personas mayores. Recuperado de https://bit.ly/36erz17
  • Las actividades significativas como herramienta potenciadora dentro del Modelo de Atención Centrada en la Persona 14.os Premios ACRA, Mejora de la calidad en la atención a la dependencia y promoción de la autonomía personal.
  • Elaboración preparada en el taller